0_taylor-swift-just-released-all-of-her-music-on-spotify-and-people-think-its-meant-to-provoke-katy-perry.jpg
Novedades

Taylor Swift y el modelo Freemium

Tercera entrega de casos de negocio que son tema de estudio en Harvard. Freemium es un modelo comercial que funciona ofreciendo un producto o un servicio gratuitamente, mientras que se cobra una tarifa para características avanzadas, funcionalidad, o productos y servicios adicionales.

Por Daniel Scandizzo
Impulsor AxiaBiz Consulting
 

La caída de las ventas de música a nivel mundial en iTunes Store de Apple en casi 14% durante 2015 tuvo responsables directos: los servicios como Spotify y Pandora que permiten a los oyentes consumir toda la música que ellos quieren, mediante una suscripción mensual. Este caso da cuenta de cómo Taylor Swift anunció que no iba a permitir que Spotify transmitiera su álbum 1989. El estudio pone sobre la mesa el cambio tecnológico y la evolución del modelo de negocio en esta industria. Servicios de streaming están creando la expectativa del consumidor que solo paga por la frecuencia de escucha.

En realidad, Taylor Alison Swift, nacida el 13 de diciembre de 1989 en  Reading (Pensilvania), referente del country y el pop, es la excusa perfecta de este caso para describir la irrupción del modelo “freemium” en la dinámica industria de la música, que lleva ya un proceso de 40 años de perturbadores cambios tecnológicos. Desde el salto del disco de vinilo y el casete hacia el disco compacto, y desde esta parada al MP3, Nepster,i Tunes y Spotify, la industria musical no solo es un paradigma de una ascendente curva de difusión tecnológica, sino también de nuevos modelos de negocio y evolución en los hábitos de consumo.

Freemium es un modelo comercial que funciona ofreciendo un producto o un servicio gratuitamente (por ejemplo software, servicios web o música), mientras que se cobra una tarifa para características avanzadas, funcionalidad, o productos y servicios adicionales. La palabra “freemium” es la combinación de dos aspectos del modelo comercial: “free” (Gratis en inglés) y “premium”.

En la mayoría de los modelos “freemium” menos del 10% de los usuarios finales compra algo. Cuando se analiza esto desde el punto de vista tradicional no tiene mucho sentido financieramente. Sin embargo, las innovaciones en la producción y la distribución digitales vía Internet, han convertido en viable este modelo.

Taylor Swift representa la resistencia a una fuerza que altera los cimientos de una industria. ¿Es solo una posición aislada? ¿Es el inicio de una corriente que buscará contrastar con las nuevas tendencias? Meditemos un momento: probablemente Google sea la primera imagen que nos devuelve nuestro computador, inmediatamente Spotify nos dará la posibilidad de musicalizar nuestro día con un solo click, luego consultaremos novedades en Facebook,Twitter o Linkedin, correremos el anti virus y comenzaremos esa comunicación por Skype que habíamos agendado y así transcurrirá nuestra jornada.

Al final del día ¿habremos pagado algo por estos servicios? Bienvenidos a los negocios freemium.