0_ferguson-1.jpg
Novedades

Segundo caso de estudio de Harvard: Sir Alex Ferguson

Continuando con este raudo tour sobre los casos de negocio que hoy son tema de estudio en Harvard, en esta parada llega el turno de Sir Alex Ferguson.

Por Daniel Scandizzo
Impulsor AxiaBiz Consulting
 

Su historia no solo impacta en el deporte, se derrama hacia los ámbitos de los negocios y de la vida misma. Sus 25 años al frente de la dirección técnica del Manchester United, uno de los equipos de fútbol más poderosos del mundo, es un certificado que no precisa de demasiados avales.

Pasatiempo y negocio mayúsculo en Occidente, es poco frecuente que el fútbol tenga sitio en las aulas, mucho menos en un lugar de tanto lustro como Harvard. Esto fue así, hasta que a Anita Elberse, profesora de marketing en la escuela de negocios de esta Universidad, se le ocurrió analizar el caso de éxito de Sir Alex Ferguson.

Lejos del fútbol, el estudio de Elberse se centra en la gestión que ha encumbrado a Ferguson como uno de los mejores entrenadores de la historia. La publicación destaca la capacidad de gestionar y motivar a «algunos de los más grandes atletas del mundo» sin perder de vista las últimas novedades en tecnología y pautas de entrenamiento, además de planear la estrategia tanto en el campo como en los vestuarios. «Sir Alex subraya la diferencia entre construir un equipo y construir un club».

“Para un jugador no existe nada mejor que escuchar “bien hecho”, son las dos mejores palabras inventadas jamás en la historia del deporte. No se necesitan superlativos”, sostiene Sir Alex. “No puedes estar siempre gritando, no funciona. Nadie quiere que le critiquen, pero en el vestuario es necesario que señales los errores de los jugadores. Yo lo hago después de cada partido, sin esperar el lunes, y paso al siguiente partido. De nada sirve criticar a un futbolista constantemente”, sentenciaFerguson.

Eso sí, el técnicodeja en claro que la autoridad dentro de un equipo debe ser siempre la del entrenador. “No puedes perder jamás el control, no cuando estás tratando con 30 futbolistas de primer nivel que son millonarios.Les explico que el trabajo duro también es una forma de talento, que necesitan trabajar más duro que el resto. Y si no pueden adaptarse a la disciplina que exigimos están fuera. Ni una concesión siquiera a las estrellas”.

Brillante, apasionado, exitoso. ¿Más adjetivos? No es necesario. Solo vale imitarlo. Hasta la próxima.